¡Viste de otoño tu casa!

¡Viste de otoño tu casa!

¡Por fin llegó el otoño y una nueva entrada en nuestro blog semanal! Dicen por ahí que esta temporada puede llegar a ser un poco triste pues todo el color del verano se fue, sin embargo, nosotros lo vemos con optimismo, como una época de cambios y renovación que nos puede venir muy bien en todos los aspectos y, por supuesto, también en lo que respecta a la decoración de nuestro hogar.

¡Viste de otoño tu casa!

 

No necesitas gastar demasiado para poder tener la decoración perfecta, cosas tan sencillas como cambiar las fundas de los sillones y de los cojines o hasta cambiar las cortinas, le pueden dar un nuevo aspecto a nuestro hogar. Tampoco hace falta complicarte la vida, basta con elegir bien ciertos detalles y te aseguramos que podrás notar una diferencia. Hoy te daremos algunas ideas de cómo vestir tu casa en otoño, de forma sencilla y sin gastar mucho dinero.

Los colores.

 

 

Empecemos con lo principal, los colores cálidos. Para esta temporada podemos usar colores que jueguen con las hojas que se caen de los árboles y todo el sentimiento de otoño. Apuesta por los amarillos, dorados, naranjas, rojizos, marrones y beige. Elige alguna de estas tonalidades para combinar con tus sofás, tus manteles y cortinas.

 

Las flores.

 

 

Las flores secas siempre suelen quedar bien como elemento decorativo, como podría ser un centro de mesa, pero además en esta temporada funcionan más que nunca. Las puedes poner dentro de una vasija transparente, en un plato, en una fuente bonita, etc. Puedes conseguirlas a un precio demasiado accesible o, si te animas, las puedes secar tú mismo. Y tienen la gran ventaja de que no requieren ningún mantenimiento, al contrario de lo que ocurre con las naturales.

 

Las velas.

 

 

Algo que queda muy bien en otoño son las velas. Crean un ambiente cálido y natural. Las puedes poner por diferentes partes de la casa y, si llevan alguna fragancia otoñal, como canela, crearás un ambiente envolvente ideal para esta época del año.

 

La madera.

 

 

El toque final es la madera. Puedes aprovechar esos muebles de madera que estén tapados dentro de la casa, o hacer manualidades tú misma: un contenedor pequeño de madera para la mesa del centro, portarretratos, etc. Y si tienes chimenea, ya puedes ir poniendo algo de leña a la vista.